sábado, 22 de octubre de 2011

De miserias recurrentes y Papilomas inmerecidos


No he escrito por un tiempo. Ya había dicho que la felicidad le hace mal a mi blog. Y ésta ha llegado a su fin. Me mudé a la casa de mis sueños... de los sueños de cualquiera. Y un mes después descubro que... estoy infectada de virus de Papiloma Humano. Si señores, una mujer(idiota) que por 14 años ha sido fiel al mismo imbécil, resulta con esas gracias, a estas etapas del partido.
Y de un golpe he sido traída a la miseria de la cual casi escapo. Mi madre ha culpado a mi padre, por abandonarla, y que por eso me he casado con el individuo antes mencionado. También ha culpado a mi indiferencia con su causa religiosa, que es un castigo divino. ¿Yo? Pienso que la estupidez se paga en sangre y así tendré que pagar. La lección: ser mejor madre a mis hijos de lo que mis padres lo fueron conmigo para evitar que un cercano día les dé por fijarse en el primer trasero gordo que aparezca y casarse con él para huir del hades de su hogar.
Tengan una feliz puta noche!