lunes, 21 de noviembre de 2011

De mis Oraciones


Desde hace unos días he comenzado a pensar que le pediré a Dios que me haga tonta.
Porque todos los tontos que conozco son felices o sus problemas son tan sencillos que su estupidez los complica sin necesidad, y yo entre ser una miserable inteligente, prefiero ser una tonta feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario